Blogging & Tips

Cómo Duplicar la Productividad en tu Blog y Reducir el Estrés Realizando una Sola Tarea

Como blogueros, pasamos gran parte de nuestro tiempo de trabajo en línea, ya que es nuestra base de operaciones, pero una de las principales desventajas de estar en línea es que hay muchas distracciones al alcance de la mano.

Si combinamos esto con el rápido ritmo de los blogs, donde hay muchas cosas que comprobar, actualizar, escribir y leer, podemos sentirnos fácilmente abrumados.

En un esfuerzo por mantenerse al día, muchos recurren a la multitarea. Mientras estamos sentados frente al ordenador, respondemos al pitido de nuestro teléfono que nos avisa de que alguien ha respondido a nuestro tuit, pasamos del panel de WordPress a la bandeja de entrada del correo electrónico para echar un vistazo rápido y ver si ha aparecido algo urgente desde la última vez que lo comprobamos, que fue hace sólo unos 15 minutos.

Sin embargo, en realidad no estamos realizando una multitarea, sino que estamos cambiando de tarea a un ritmo frenético.

El cambio de tareas tiene un precio muy alto. La Asociación Americana de Psicología informó de que el coste podría ser de hasta un 40%:

«Aunque los costes de cambio pueden ser relativamente pequeños, a veces sólo unas décimas de segundo por cambio, pueden sumar grandes cantidades cuando las personas cambian repetidamente de tarea. Así, la multitarea puede parecer eficiente en la superficie, pero en realidad puede llevar más tiempo al final e implicar más errores. Meyer ha dicho que incluso los breves bloqueos mentales creados por el cambio de tareas pueden costar hasta un 40% del tiempo productivo de alguien».

Y no sólo el cambio de tareas le lleva más tiempo para completarlas, sino que le causa un estrés adicional en el proceso:

«Después de sólo 20 minutos de rendimiento interrumpido, las personas informaron de un estrés, una frustración, una carga de trabajo, un esfuerzo y una presión significativamente mayores {fuente: El coste del trabajo interrumpido: Más velocidad y estrés)».

Entonces, ¿cómo podemos gestionar mejor nuestro comportamiento en línea? Tarea única. Trabajar en una sola tarea hasta completarla y configurar el entorno de trabajo de forma que esté libre de distracciones para poder lograrlo.

La próxima vez que te sientes a escribir una entrada en tu blog, sigue estos pasos y verás cómo tu productividad se duplica y tus niveles de estrés disminuyen:

1. Poner el teléfono en modo avión

Puede que no estés preparado para desactivar por completo las notificaciones de tu teléfono móvil (aunque te lo recomiendo), así que con sólo pulsar un botón puedes evitar que tu teléfono te interrumpa mientras escribes tu entrada en el blog.

No necesitarás el teléfono cuando escribas tu post en el ordenador y podrás devolver las llamadas, los mensajes, etc. una vez que hayas terminado tu tarea.

2. Cierra el correo electrónico

Cuando las cosas se ponen difíciles, nuestro cerebro busca automáticamente una distracción, como consultar el correo electrónico.

Escribir una entrada en un blog puede ser difícil, encontrar las palabras para transmitir tu mensaje puede llevar tiempo y una profunda concentración. No permitas a tu cerebro una salida fácil teniendo una solución rápida y distrayéndote revisando el correo electrónico.

Si vas a necesitar información de tu bandeja de entrada para ayudarte a escribir el post, copia y pega el contenido en un documento de texto o en el borrador de tu post en WordPress. Prepárate para no tener que abrir tu bandeja de entrada durante el proceso de escritura y reducir tu productividad.

3. Quédate en la única aplicación

Es posible que tengas que realizar una investigación para elaborar la entrada de tu blog. Separe la tarea de investigación y la de redacción del blog.

Cuando elabores un post del estilo de una lista, por ejemplo, «5 podcasts que te ayudarán a hacer crecer tu lista de correo electrónico», ponte un límite de tiempo para investigar y reunir los enlaces que necesitarás para escribir el post. Mantenga toda la información en el mismo lugar para no tener que cambiar de una aplicación a otra.

Del mismo modo, si la entrada de tu blog va a utilizar imágenes, trabaja en ellas antes o después de escribir la entrada.

Si adoptas un enfoque de una sola tarea para escribir, mantienes la concentración o la fluidez de la escritura y minimizas el tiempo que pierdes al ir y venir de las aplicaciones.

Cada vez que cambias a otra aplicación, tu cerebro tiene que ajustarse a la nueva aplicación, resolver lo que está haciendo, y luego reajustarse cuando vuelves.

4. Temporizador

Si ha estado acostumbrado a cambiar de tarea, el trabajo en solitario puede requerir cierto reajuste de su cerebro.

Es posible que se haya acostumbrado a la gratificación instantánea de responder a los timbres y las alertas. Privarse de estos estímulos y tener que concentrarse únicamente en una actividad puede ser un trabajo duro para el cerebro.

Para ayudar a superar este reajuste, utilice un temporizador y comience con bloques de tiempo más pequeños en los que tenga que realizar una sola tarea.

La aplicación Focus Booster puede ser una herramienta útil para este proceso. Funciona según la Técnica Pomodoro, utilizando un temporizador para dividir el trabajo en intervalos de 25 minutos de duración, separados por breves descansos. A veces puede ser más fácil ponerse en marcha sabiendo que sólo tienes que ceñirte a la tarea durante un breve periodo de tiempo y luego puedes hacer un descanso.

5. Bloquearse a sí mismo

Si escribes la entrada de tu blog en tu tablero, estarás a uno o dos clics de revisar Facebook, Twitter, Instagram, etc. A veces necesitamos protegernos de nosotros mismos. Instala una aplicación como Self Control para Mac o Cold Turkey para Windows, que te permite hacer una lista de sitios web de los que quieres bloquearte durante un periodo de tiempo determinado.

Aunque te sientas tentado y hagas clic fuera de tu tablero, no podrás acceder al sitio que buscabas, ¡aunque enciendas y apagues el ordenador!

6. Anota tus pensamientos de distracción

Mientras escribes una entrada en el blog, es habitual que se te ocurran ideas para otra o que tengas momentos de distracción en otros proyectos en los que estás trabajando.

En lugar de dejar de escribir tu post para perseguir ese pensamiento, simplemente anota en un bolígrafo o en un papel o al final del post, tus pensamientos y sabe que volverás a ellos una vez que hayas terminado de escribir.

El acto de anotar las otras ideas libera al cerebro para que se concentre únicamente en la escritura de su post.

Dedicar un tiempo antes de escribir las entradas del blog a preparar el entorno de trabajo para que no haya distracciones es una inversión que merece la pena. Este entorno te permitirá concentrarte en la escritura de tu blog, lo que aumentará tu productividad y reducirá tu estrés.

¿Has notado un aumento de la productividad gracias a las tareas individuales?

Publicidad

Síguenos en Facebook